Informacion de viajes




Articulos para la categoria Consejos

De Gadling nos llegan unos consejos sobre cómo reclamar en el momento en que sufrimos algún inconveniente en nuestros viajes, ya sea en hoteles o aeropuertos.

Conviene repasar algunos y añadir algunas advertencias a nuestra lista personal para exteriorizar nuestro enfado en estos casos:

Saber cuando quejarse y cuando no

Por norma general existen reclamaciones que conviene realizarlas en el momento y otras que es mejor esperar y hacerlas sosegadamente desde casa.

En el primer caso entran las habitaciones de hotel en mal estado. También conviene quejarse inmediatamente cuando no nos dan lo que hemos pagado en los aeropuertos. Si tienes un billete de primera clase y acabas en la hilera de los mortales por culpa de overbooking asegúrate que tu número de reserva se actualiza con el cambio.

Conocer tus derechos en el aeropuerto es la mejor manera para que las compañías aéreas no jueguen contigo pero lo intentarán si no reclamas.

Si tu problema se produce durante el vuelo trata de solucionarlo con alguna azafata, si no pueden resolverlo, insiste en que te ayuden a realizar la queja por ti. Generalmente las compañías escuchan y entienden mejor los informes escritos por sus propios empleados.

La carta de reclamación

Uno no tiene que ser un licenciado en filología para crear una carta de reclamación efectiva. Simplemente siguiendo los siguientes pasos conseguirán que tus demandas se oigan:

  • Nunca empieces a escribir tu carta de reclamación cuando todavía estés rojo de l indignación. Las mejores siempre salen cuando uno está más calmado y con la cabeza bien fría.
  • Haz un ejercicio de empatía e imagínate que tú eres el destinatario de la carta. ¿Realmente te gustaría leer 100 cartas al día de gente contando lo fieles que han sido siempre con la compañía, cartas encabritadas u otros detalles que no viene al caso? Evita tocar detalles personales, se correcto y ve al grano.
  • La carta más efectiva es aquella que especifica lo ocurrido con detalles. Cuanto más claro y detallado expongas lo sucedido mejor te entenderán y responderán. Detalles como el modo de pago, las fechas, la gente con la que se ha tratado o el número de avión o habitación son esenciales.

Reclamos

Cuando realizas una carta de reclamación no es únicamente para quitarte el cabreo de encima sino para que la compañía arregle lo que hizo mal en su momento.

No te cortes en realizar un reclamo pero que sea justo. Si te gastaste unos 100 euros en una habitación de hotel y la señorita de la limpieza te levantó a las cinco de la mañana, no vayas pedir 200. Las compañías aéreas y los hoteles prefieren siempre compensar con kilómetros de vuelo o descuentos ya que eso les sale más rentable y se aseguran de que vuelvas.

Una de las cosas que deben evitarse cuando se pide una compensación es evitar caer en amenazas legales. Cuando un empleado lea tu carta la pasará a su departamento jurídico y estos se basarán en si realmente tienes o no tienes posibilidades de demandarlos según la ley; si no las tienes, se olvidarán de ti.

Si recibes una compensación de la compañía aérea no convincente, no dudes en contrarrestar amablemente dando claras razones del por qué deben compensarte con algo mejor.

Pasan de mí ¿qué hago?

Si tu queja es legítima y ves que no recibes contestación entonces hay que ir al siguiente nivel. En este punto tienes diferentes opciones según la severidad del problema y los pasos que hiciste anteriormente.

En el hotel
Si no te escucharon a la primera, pide hablar con la dirección. Si el tema es claramente serio, no aceptes excusas. Por supuesto, en muchas ocasiones la dirección no está disponible. Entonces déjales tu número de teléfono y pide que el director contacte contigo en un plazo de tiempo razonable. Apunta siempre el nombre de las personas con las que hablas y sus promesas.

Si el director del hotel no quiere ayudarte, asegúrate de tomar nota y contacta a alguien de la misma cadena hotelera ya sea el director de zona o alguien más arriba en la escala jerárquica. Para saberlo busca un listado de directivos que probablemente vas a encontrar a través de Yahoo o Google Finance.

En el aeropuerto

Una de las reglas básicas en las reclamaciones en el aeropuerto es mantener la calma. Trata de no gritar ni amenazar. Cuanto más grites y amenaces menos caso van a hacerte. Intenta contactar con un manager de tierra. Según el aeropuerto en que te encuentres es posible que sea difícil acceder hasta él, en ese caso, hazlo a través del teléfono.

Si tu problema no puede resolverse en el aeropuerto déjalo hasta que vuelvas a casa y contacta a la aerolínea directamente pero deja claro que hiciste todo lo posible para resolver el caso en el mismo aeropuerto.

En la zona de seguridad del aeropuerto

Si tu problema está vinculado con la zona de seguridad, entonces su resolución puede complicarse un poco más. Todos los puntos de control tienen sus oficiales de seguridad y sus jefes de la misma sección. Si algo ocurre, ponte a un lado y amablemente pide hablar con el jefe de seguridad. Recuerda que los agentes de seguridad, aunque a veces no lo parezca, están ahí para ayudarte y lo peor que puedes hacer es ponerte histérico. Mantén la calma.

Si el jefe de seguridad no puede ayudarte pide una hoja de reclamación y su nombre escrito en la misma. Asegurate también de escribir la hora y la fecha exactas del incidente en el papel en caso que alguien necesite tirar de las cámaras de vídeo.

Cuando nada sirve…

En situaciones relacionadas con las aerolíneas si todo estos pasos no llegan a buen puerto probablemente sea debido a que topaste con la incompetencia o que tu problema simplemente no es lo suficientemente importante. De todas maneras, si crees que necesitas la atención pertinente, contacta con el Defensor del Pueblo donde puedes mandar tus quejas a través de internet o por teléfono. Este tipo de quejas son las que menos gustan a las aerolíneas ya que se suman a las estadísticas publicadas anualmente dando una mala imagen a la empresa.

Si todo falla y no ves solución posible, tu única opción es contarle al mundo lo que te ha sucedido. Internet puede convertirse es una arma contra la imagen de un hotel o de una aerolínea. Advertir a los demás y encima posicionar en google las palabras de la empresa junto a “mala experiencia” puede perjudicar la imagen y disuadir a un futuro cliente.

Vía: Gadling



Si viajamos con nuestro teléfono móvil, tenemos una serie de trucos que creo que no están de mas saber, y algunos de ellos nos pueden sacar de algún apuro:

  • El numero de emergencia en todo el mundo es el 112. Este numero se puede ser marcado aunque el teléfono este bloqueado.
  • Para pasar el teléfono a modo silencio rápidamente, solo tienes que pulsar la tecla # durante unos segundos, para volver a modo normal solo tienes que volver a pulsar esa tecla unos segundos. Ideal para cuando entremos y salgamos del cine.
  • ¿Tu coche tiene un control remoto para abrir las puertas y sin darte cuenta lo dejaste dentro del coche?. Pues no hay problemas, si tienes otro en tu casa, solo tienes que llamar a alguien que este en tu casa y que este acerque el otro mando de apertura cerca de su teléfono, tu acercas tu teléfono móvil a unos 20 centímetros de la puerta del coche. Y listo, desde tu casa pueden abrir la puerta.
  • Se te agoto la batería del móvil y no puedes recargarlo en ese momento. Todos los móviles tienen una reserva de carga en sus baterías que al marcar el *3370# se activa automáticamente, dándole hasta un 50% mas de carga adicional. Cuando vuelvas a recargar tu teléfono, volverá a recargarse automáticamente y tendrás otra reserva para otra ocasión.
  • ¿Que hacer si te roban el móvil?. Los comerciales de móviles mantienen oculta esta información para que el ladrón sigua utilizando el servicio y consumiendo y, a su vez, la víctima del robo compre otro teléfono móvil y sigua consumiendo también.
    Necesitas obtener el numero de serie de tu equipo. Para obtener este numero marca *#06# SIN LLAMAR, aparecerá en la pantalla ese código único en todo el mundo.
    Toma nota de ese código y anótalo en lugar seguro. Si te roban el teléfono, avisa al operador de tu compañía y dale ese código. Esto permitirá que el móvil sea bloqueado completamente, aunque el ladrón cambie la tarjeta SIM.
    Probablemente puede que no recuperes tu móvil, pero tendrás la seguridad de quien te lo robo no va a poder utilizarlo nunca.
    Lo mas importante de esto es que si todo la gente conociese este truco, el robo de móviles seria inútil.


Hace unos días, la compañía Dell presentó un informe sobre los ordenadores portátiles que se pierdén en los aeropuertos. Para eso estudió los casos presentados en 106 aeropuertos en 46 estados de Estados Unidos, con el objetivo de determinar:

  1. La frecuencia de pérdida de ordenadores portátiles en esos aeropuertos.
  2. Las prácticas operativas que implementan dichos aeropuertos, tasas de reclamación y procedimientos para la disposición de los ordenadores encontrados.
  3. El seguimiento que hacen los viajeros de su equipo perdido (robado, extraviado) y su preocupación por la información perdida y los pasos que deben seguir en un caso así.

En una segunda etapa del estudio, la empresa Dell recogió información de más de 800 viajeros de negocios dentro del mismo ámbito de los aeropuertos, buscando definir:

  1. Cuán frecuente es que los viajeros de negocios lleven consigo su portátil.
  2. Si llevan en sus portátiles información “sensible” o valiosa en sus equipos al viajar.
  3. En caso de ser así, si toman mendidas de protección de esa información.
  4. Qué pasos siguen estos viajeros para asegurar sus portátiles y poder trabajar en áreas públicas.

El informe se puede ver completo en PDF en ese enlace (en ingles). El informe viene a decir que:

Los viajeros de negocios pierdén más de 12.000 ordenadores portátiles por año en los aeropuertos de Estados Unidos. A la cabeza en el “ranking” está el aeropuerto de Los Angeles, seguido muy de cerca por el de Miami.

Sólo el 33% de los portátiles perdidos son reclamados por sus dueños.

Los controles de seguridad y las prisas para no perder el vuelo, provocan la desatención de los viajeros y propician los olvidos y pérdidas.

A pesar que más de la mitad de los viajeros de negocios encuestados se preocupan por la posibilidad de perder información valiosa junto con su equipo portátil, sólo el 35% toma medidas concretas de protección de dicha información. O sea, que un 65% se preocupa pero no hace nada ante la posibilidad de perder el fruto de su trabajo, investigaciones, datos de clientes, procesos, proyectos, presupuestos, etc. etc.

Dell, recomienda finalmente algunos pasos prácticos para proteger nuestro equipo cuando estamos en un área pública como un aeropuerto, y la información que llevamos en él.

  1. Etiquetar el portátil con información de contacto para poder ubicarnos por personal del aeropuerto.
  2. Planear bien de antemano para llevar menor cantidad de gadgets.
  3. Fijar la atención en los momentos más “conflictivos” como, por ejemplo, al pasar los controles de seguridad.
  4. Proteger la información, considerando las opciones de encriptación de datos y siempre hacer un backup o copia de seguriad del sistema.
  5. Seleccionar la información que se lleva en el portátil. ¿ Qué es prioritario llevar, qué es superfluo ?
  6. Conocer los pasos a seguir en caso de pérdida del equipo en el aeropuerto. Teléfonos de emergencia, de objetos perdidos, de seguridad, etc.

Vía: Gulliver
Más información: Dell (en inglés), Daylife (en inglés)



¿Cuales son los errores más frecuentes que se suelen cometer al realizar reservas de vuelos a través de Internet?

Christopher Elliott, de National Geographic Traveler, hace un recuento de esos errores, errores que son más comunes de lo que la gente piensa. Errores que la mayoría se puede evitar simplemente no haciendo la reserva con prisas y verificando los datos. El articulo (en ingles) puede leerse en CNN Travel.

avion

  1. Nombre equivocado en el billete
    Antes de los atentados terroristas del 11S en Nueva York, los billetes de avión podían tener cualquier nombre y aún así ser útiles. Pero esto ya no sucede, y el nombre en el billete tiene que coincidir exactamente con el del pasaporte. Así que si escribes Pepe López en lugar de José López, puede causarte serios problemas. Para evitarlo, debes chequear tres veces tu nombre en la reserva, y asegurarte de que tu ordenador no rellene datos por tí.
  2. Reservar en una aerolínea equivocada
    Antes de reservar tu vuelo, debes asegurarte de que compras el billete en la aerolínea que quieres. Puede que aerolíneas “hermanas” no tengan el mismo servicio que tú quieres. Antes de probar el servicio de una aerolínea que no conoces, o de la cual no tienes referencias, es mejor hacer una pequeña investigación, así tus expectativas no serán tan altas, o tan bajas.
  3. Poner al revés el destino y el origen
    En determinados casos, puede resultar confuso el proceso de reserva y puedes terminar comprando un vuelo de Madrid a Barcelona, cuando lo que querías realmente era un vuelo de Barcelona a Madrid. Este error sucede más a menudo de lo que se piensa. Si tienes problemas de dislexia o falta de atención, o incluso ansiedad, es mejor que compres el billete en una agencia de viajes tradicional.
  4. Comprar un billete inflexible
    Cuando compras un billete de avión por anticipado, no sabes si algún cambio de planes o emergencia se cruza en tu camino. Es mejor pagar un poco más por tener un billete flexible, y estar más tranquilo.
  5. Fecha equivocada
    Quizás sea el error mas frecuente según Elliott. Escoger el número 6 en lugar del 7 a la hora de escoger el mes, suele ser un grave problema. Elliott también le echa la culpa a las webs de reservas de vuelos. “Son de todo, menos amigables con el cliente”. Para evitar este error, chequea varias veces tu itinerario antes de darle clic al botón de reserva.

Elliott finaliza el artículo diciendo que él también ha cometido todos estos errores y más. Aunque a veces también hay que luchar por tus derechos frente a las aerolíneas, que incluso quieren cobrarte por sus propios errores.

Mas información: CNN Travel.



En viajablog hay un artículo con unos consejos que considero interesantes para el cuidado de documentos importantes como el pasaporte y tarjetas de crédito que nos pueden evitar posibles contratiempos.

Pasaporte

No cabe duda de que el pasaporte es el documento más importante cuando vamos de viajes por países fuera de la Unión Europea.

Si pierdes el pasaporte y tienes que hacer otro en la embajada te pedirán datos sobre el que perdiste, como día de expedición, número de pasaporte y fecha de caducidad.

Un consejo es llevar copia de esos datos en varios lugares, por si pierdes uno, lo tienes en otro sitio. También se puede hacer una copia de esos datos y otros mas que consideremos de interés y enviarlos por correo electrónico a ti mismo, con lo que esos datos estarán accesibles en tu buzón de correo los hoy en día los puedes ver desde cualquier lugar del mundo.

Tarjetas de crédito

El importante llevar anotado los números de teléfonos para llamar en caso de robo de tarjeta. También es aconsejable abrir otra cuenta bancaria y utilizar esa cuenta con una tarjeta de débito, no de crédito, y tener en esa cuenta solo el dinero que vayamos a necesitar para el viaje. También deberíamos tener un familiar o a alguien de mucha confianza en el país de origen por si nos quedamos sin dinero en mitad del viaje que nos haga un traspaso de una cuenta a la otra que empleamos en el viaje.

Via: ViajaBlog



En la web TravelHacker vienen 20 consejos que debemos tener en cuenta para prevenir la perdida de equipaje cuando viajemos en avión, o que tenemos que hacer en caso de tener la desgracia de que se haya perdido nuestras maletas.

Los consejos son los siguientes:

  1. Factura lo menos posible: Siempre que podamos, es mejor llevar el mayor equipaje posible con nosotros en el avión.
  2. Etiqueta tu equipaje: asegúrate de que cada bulto del equipaje, especialmente los que vayas a facturar, están conveniente etiquetados con tu nombre y número de teléfono. Lo importante es facilitar que la compañía aérea pueda contactar contigo en caso de pérdida del equipaje.
  3. Comprueba dos veces las etiquetas: los empleados de los mostradores de facturación al fin y al cabo son humanos y pueden cometer errores.
  4. Pon una muda en el equipaje de tu compañero: Así, en el caso de que se pierda las maletas de alguno, disponéis de una muda.
  5. Coloca un distintivo en tu equipaje: no evitará que se extravíe, pero sí que facilitará que los empleados de la aerolínea lo encuentren. Compra una maleta en un color que no sea el negro (el más habitual) o colócale algún tipo de distintivo que ayude a identificarla.
  6. Reclama inmediatamente: si tu equipaje se pierde no esperes ni un minuto desde que te das cuenta para notificárselo a la compañía aérea. Cuánto antes lo hagas antes te lo podrá devolver la aerolínea.
  7. Conoce los datos de tu alojamiento: será mucho más fácil tanto para ti como para la aerolínea resolver un caso de extravío de equipaje si ya dispones de la dirección y el teléfono del hotel en el que te alojarás.
  8. Que no cunda el pánico: si tus maletas no aparecen por la cinta transportadora no pierdas el control. Es posible que tus maletas esté en la oficina de equipajes o en el servicio de atención al cliente. Contacta antes con la aerolínea para comprobar que ha ocurrido, porque tu maleta podría estar ya esterándote.
  9. Obtén una compensación: la mayor parte de las aerolíneas se hacen cargo de la situación cuando se extravía o se pierde tu maleta, y te proporcionarán aquello que necesites mientras no aparece tu equipaje y en función del tiempo que se retrase tu equipaje. Y si tu maleta se pierde o daña por completo tendrán que compensarte económicamente. Contacta con tu aerolínea para averiguar cuales son tus derechos respecto a la pérdida de tu equipaje.
  10. Lleva lo esencial en tu equipaje de mano: Lleva todo lo esencial para sobrevivir en caso de pérdida o extravío de tu equipaje en tu equipaje de mano, artículos esenciales como un cepillo de dientes, una muda de ropa… de modo que tengas lo suficiente mientras el resto de tus cosas no aparecen.
  11. Haz inventario: si quieres tener bajo control el contenido de tu equipaje haz una lista o inventario del mismo de modo que cuando te devuelvan la maleta puedas comprobar si está todo o ha desaparecido algo.
  12. Usa un servicio externo y especializado: si te quieres asegurar de que tu equipaje llega a tu destino al mismo tiempo que tú escoge soluciones especializadas. Son caras, pero es la mejor forma de garantizar el resultado esperado.
  13. Saca una fotografía de tu equipaje: una imagen vale más que mil palabras y una fotografía de tu maleta te evitará tener que describir la misma a los empleados de la aerolínea. Imprímela o llévala en tu teléfono móvil.
  14. Coloca tu itinerario y datos de contacto en el interior de la maleta: es una medida complementaria a la colocación de las etiquetas exteriores que podría facilitar su devolución.
  15. Factura a tiempo: gran parte de las maletas extraviadas son de pasajeros que facturan en el último minuto. Siempre y cuando sea posible, acude en tiempo al aeropuerto para evitar que tu maleta se extravíe por las prisas de última hora.
  16. Elimina las etiquetas antiguas de otras aerolíneas: podría crear mucha confusión y hace a tu maleta potencialmente extraviable.
  17. No factures nunca medicamentos, joyería u otros artículos de valor: lleva siempre este tipo de artículos en tu equipaje de mano. Muchas aerolíneas no reembolsan el precio de ciertos artículos de valor, y si necesitases alguno de los medicamentos que se han perdido con tu maleta podrías estar poniendo en peligro tu salud.
  18. Sé civilizado: en caso de que tu maleta se extravíe o se pierda compórtate civilizadamente con los empleados de la aerolínea. Ellos están allí para ayudarte, aparte de que no son los responsables directos del extravío de tu equipaje. Te prestarán un mejor servicio cuanto más civilizado seas a la hora de tratar con ellos.
  19. Evita los vuelos saturados: aunque podrías necesitar reservar un vuelo en el último minuto el día antes de las vacaciones es mejor que modifiques tu calendario y retrases el vuelo seleccionando otro menos saturado. Los vuelos saturados podrían conllevar también sobrecarga de equipaje, y que por tanto no puedan ser todos los bultos transportados en ese vuelo.
  20. Conserva el resguardo de tu equipaje facturado: es lo que te asocia con él. Los empleados de los mostradores de facturación habitualmente lo pegan en tu tarjeta de embarque. Aunque no es imposible rastrear tu maleta sin él, los números del resguardo harán mucho más fácil rastrearlo.

Vía: TravelHacker y Diario del Viajero